Todas las propiedades y beneficios de los propóleos

Própolis también conocida como própoleo es un subproducto apícola, es decir es un subproducto de las abejas. Generalmente es de color marrón oscuro y de sabor similar a la miel aunque menos espeso y hostigaste. Se usa para curar la tos y también por sus propiedades antisépticas, fungicidas y calmantes. Su uso es muy común en jarabe y se puede encontrar fácilmente en los herbolarios y farmacias naturistas.

todos los beneficios del propoleo

Própolis y sus características

Las características cambian considerablemente de una región a otra, también varían según la estación del año y según el tipo de vegetación del cual se alimenten las abejas. Sin embargo el propóleos es una mezcla resinosa usada en la colmena para sellar los huecos y para barnizar todo el interior de la colmena; es producida por las abejas de las yemas de los árboles, exudados de savia y otras fuentes vegetales, por encima de los veinte grados tiene una textura espesa y pegajosa aunque a temperaturas más fría se solidifica adquiriendo una textura muy similar a la cera de abejas.

Comúnmente el própoleo tiene un color marrón oscuro aunque se encuentre en tonos verdes, rojos, marrones claros e incluso negros o blancos; una vez más, esto depende de las fuentes de resina que pueden ser encontradas en los alrededores de la colmena.

El color del própoleo, así como su composición química depende de la fuente vegetal de la cual se hayan alimentado las abejas, es esta la razón por la cual los diferentes estudios clínicos arrojan resultados diferentes, sin que esto signifique la falta de efectividad del própoleo para curar diversos padecimientos.

Seguramente en regiones ecuatoriales donde la vegetación no varía considerablemente por la temperatura o por la estación del año se logran más estables en sus características y efectos.

Própolis y su historia

El uso del própoleo con fines medicinales se ha visto en la modernidad, anteriormente era parte del conocimiento ancestral campesino sin que se hubiese difundido, sin embargo, gracias a la tendencia de volver a la medicina natural y evitar en lo posible el uso de las medicinas fabricadas en laboratorios farmacéuticos, hoy en día podemos consumirlo junto a una gran variedad de plantas y extractos naturales medicinales.

El uso más antiguo del própolis se ve en la cultura egipcia sonde era utilizado para evitar el deterioro, dar un olor agradable y conservar las vísceras de los faraones.

Própolis y los beneficios a la salud

Se puede presentar efectos adversos con el consumo debido a reacciones alérgicas que pueden varias desde cuadros simples como urticarias hasta cuadros agudos potencialmente mortales por asfixia. Las personas alérgicas a la miel a la jalea real y a productos de la apicultura generalmente también son alérgicas al própolis. Es adecuado consultar al médico naturista antes de usar este producto. Sin embargo, se debe tener en cuenta que solo una porción de la población hace reacciones negativas, las demás personas se pueden beneficiar enormemente de las múltiples propiedades del própolis:

  • Propiedades antisépticas: 

El propóleo ha sido usado tradicionalmente por sus propiedades antisépticas, y siguiendo la lógica, es muy posible que las tenga ya que con esta sustancia se sellan las colmenas y en la antigüedad se evitaba la degradación en las momias. Según la experiencia, se dice que la ingesta diaria de própolis junto con la aplicación tópica es  posiblemente efectiva para el tratamiento de herpes. Con própolis se ha tratado tanto a herpes labial como el herpes genital.

  • Propiedades fungicidas:

Si bien no combate todas las especies de hongos que pueden atacar a nuestro cuerpo, se usa para  tratar diversas infecciones por hongos en la piel. Para este propósito se aplica sobre el área afectada 2 veces al día y se toma una cucharada en las mañanas.

  • Propiedades calmantes:

Cuando existe una emergencia odontológica, el propóleo ha demostrado ser excelente para el alivio del dolor e inflamación bucal, si bien calma el dolor, se debe acudir al odontólogo lo antes posible ya que el própolis no mejora la higiene ni repara los dientes.

  • Propiedades expectorantes:

El jarabe se ha usado para aliviar la tos causada por flemas o por gripes, se deben seguir las instrucciones del fabricante, sin embargo, generalmente las dosis son de una cucharada dos veces al día durante 5 días.

  • Otros beneficios saludables de consumirlo:

Junto con lo ya mencionado, también existen otros beneficios del consumo frecuente para la salud, sin embargo, no existe evidencia científica que la soporte; se dice que puede ser un coadyuvante en casos de resfriados, tos, tuberculosis, infecciones, úlceras y desórdenes digestivos.

Recetas con própolis – Tips para preparar y cocinar

En realidad con el própolis no existen muchas recetas que se puedan preparar ya que si bien su sabor, no siempre resulta tan agradable al paladar por su buque terroso y resinoso.

Puedes consumir jarabe de Propóleo de la misma forma que se toma una medicina o también puedes agregarlo a las infusiones de hierbas de tu preferencia para darle un sabor dulce. Si disfrutas de su regusto también lo puedes adicionar a las mermeladas o a como mermelada en las galletas o en las tortas, sin embargo, nuestra recomendación es ingerirlo en cucharadas y pasarlo con un vaso con agua.

Cómo seleccionar y almacenarlo

propoleos propolis grandes beneficios antisepticos

La forma más adecuada de conseguirlo es adquirir el jarabe en un herbolario o tienda naturista, te debes fijar en la concentración y en las recomendaciones de uso del fabricante tanto para la ingesta del jarabe como para la aplicación en caso de tener alguna afección en la piel. Se debe almacenar en un lugar fresco y seco a temperatura ambiente. Generalmente tiene caducidad a dos años.

Sin embargo, si deseas prepararlo a partir de tus propias abejas necesitaras resina de propóleo que se extrae del panal,  para la recolección, se debe colocar una plancha de plástico con perforaciones sobre los cuadros de la colmena. Posteriormente se debe mantener congelado hasta que el contenido se solidifique para poder retirarlo; una vez congelado se debe introducir en agua caliente para separar el propóleo de la cera y otros residuos. Se debe conservar en recipientes de vidrio, aislados del aire y de la luz.

También necesitarás alcohol etílico apto para la ingesta humana, algunas veces se puede usar vodka si no se encuentra fácilmente el alcohol.

En un contenedor se preparan los extractos alcohólicos de propóleos. La proporción es del 15 al 30% del total de la mezcla es resina y el restante 85 al 70% es alcohol.

Durante una a tres semanas se debe dejar reposar la mezcla, el tiempo mayor dará un concentrado más potente, sin embargo, si se necesita urgentemente con 7 días es suficiente para extraer las propiedades curativas.  Durante este tiempo se debe agitar la frecuentemente.

Una vez transcurrido el tiempo se debe filtrar con un filtro de poro fino para retirar los residuos sólidos y solo envasar la tintura, se recomiendan frascos de color ámbar para evitar el contacto con la luz y se debe almacenar en un lugar fresco y seco a temperatura ambiente.

Puede que también te interese:

A continuación te dejamos un reportaje con más información sobre los propóleos (própolis).